Todos los organismos vivos están compuestos por células y cada una de nuestras células contiene el mismo complemento de ADN
(ácido desoxirribonucleico) en sus núcleos (genoma).

El ADN es una compleja molécula la cual contiene la información necesaria para el desarrollo y el mantenimiento de los organismos vivos y también es la responsable de la transmisión hereditaria.



La molécula de ADN está compuesta por cuatro unidades químicas llamadas “nucleótidos” los cuales se unen entre sí para formar una larga cadena. Estos cuatro nucleótidos se simbolizan con las letras A, G, C, T, las cuales representan a las 4 bases-adenina, guanina, citocina y timina-que los conforman. Estas bases se aparean siguiendo siempre el mismo patrón, es decir la C con la G y la A con la T.

El tamaño del genoma de un organismo se considera generalmente como el número de nucleótidos totales en una “copia representativa” de su ADN nuclear. Una “copia representativa” del genoma humano es de un tamaño de ~3 billones de bases, mientras que el genoma real de un individuo es de un tamaño de ~6 billones de bases.

El orden de estas bases en la molécula de ADN es la llamada secuencia de ADN y las instrucciones genéticas necesarias para desarrollar y dirigir las actividades de cada organismo está determinada por el orden de estas bases.

Los segmentos de ADN que llevan la información necesaria para la síntesis de proteínas son los llamados genes.

Los seres humanos tienen 46 cromosomas en una célula corporal típica (célula somática) organizados en 23 pares: cada par de cromosomas está compuesto por un cromosoma heredado de cada progenitor. Las células reproductoras (óvulos y espermatozoides) sólo tienen 23 cromosomas. Cuando éstos se fusionan, su material genético se combina para volver a formar el conjunto completo de 46 cromosomas.


¿Qué es la secuenciación del ADN?
Secuenciar una molécula de ADN consiste en determinar en qué orden se disponen los cuatro nucleótidos (A, G, C y T) que componen la molécula.

La Genetica